La nueva sinceridad

2016

Proyecto llevado a cabo en el programa de Artista en Residencia El Ranchito, Matadero, Madrid (SP) y Artista X Artista, La Habana (CU)

En un mundo de idolatría por la técnica, es un hecho que ésta gana cada vez más poder sobre el ser humano. El hombre no está a la altura de la perfección de sus productos y su iPhone le recuerda, que pese a la superficie antiarañazos, nunca podrá librarse de las huellas de su grasa. 

 

Hay motivos para la frustración. La realidad que se planea dista de lo que surge efectivamente. 

 

A través de una serie de obras independientes, se presentan pequeñas apreciaciones, detalles mundanos de aquellas intersecciones entre la utopía y el accidente o lo improvisado. Y son empleados como excusas escultóricas donde lo poético no es llevado a lo evidente.