circa

Proyecto específico para Das weisse haus, Viena, 2011

Entendemos la retícula como un sistema de clasificación creado por el hombre que se repite como motivo recurrente tanto en nuestra cultura histórica, como de nuestro entorno, donde la utilizamos como herramienta para describir y organizar el mundo.


Más allá de su utilización como instrumento científico, la retícula refleja un sistema y una estructura desde un punto de vista humano hacia el Cosmos y la concepción de un orden del mundo coherente consigo mismo.

 

Desde 2006, Belén Rodríguez González se interesa por “[…] las retículas que aparecen una y otra vez en la vida diaria […]”, lo cual entre otras cosas resulta en una colección de diversos cuadernos lineados, cuyos formatos y estructuras variables son reconfigurados por la artista en conexión directa con una cultura particular y sus normas sociales. En esta serie de trabajos la artista abre el punto de vista hacia las diferentes capas y funciones de las retículas en interaccion con la posibilidad y la imposibilidad de controlar el Cosmos, la ficción bidimensional y el espacio tridimensional real.

 

Nuestro punto de vista específico será de esta manera irónicamente truncado, puesto que la artista superpone diferentes perspectivas, a la vez que cambia su aproximación metódica repetidamente.

 

La instalación “XXXXX”, que se corresponde con su proyecto final de carrera con el Profesor Heimo Zobernig, muestra tanto en un monitor como en una proyección en la pared opuesta, una bandera reticulada ondeada por el viento.

 

La imagen de la bandera, propiamente un símbolo político, será transformado a través de esta estructura regular en una representación ideal de una índole de sistemas, sin que se remita a ninguna dirección política o nacional determinada.

 

Sobre la superficie curva del monitor se distende una trama fina y hueca, con un espacio en medio libre a través del que se mira la bandera ondeante en su espacio tridimensional. La tensión entre la profundidad del espacio sugerido, el espacio real y la bidimensionalidad exhibida se repite en la imagen de la bandera en sí misma, cuyos movimientos irregulares, tridimensionales y casuales por el viento contrastan con la rigidez y regularidad bidimensional del sistema reticulado.

 

Ambas grabaciones dan paso nuevamente a un objeto tridimensional en porexpán, basado en un fotograma de la grabación de la bandera en uno de los momentos más ricos en tensión y generado a través de un programa de modelación 3D de ordenador.

 

Este momento de pérdida de control del proceso de creación de la artista se puede ver nuevamente en el contexto de los conceptos de la exposición, siempre lidiando entre el control y la incontrolabilidad, la casualidad y la predicción.

 

Un sello, un object trouvé, como cuenta la artista, muestra la imagen de un satélite que observa a través de un sistema de retículas la Tierra, sujeto de categorización y clasificación del mundo en secciones, e invocando así asociaciones con el tema de la autoridad y la conquista de áreas, designando territorios.

 

Unos Posters muestran señales evidentes de exposición al Sol y como el título de la pieza “Tres años luz” sugiere, la influencia directa del cosmos en el sistema de clasificación humana. Esto hace al mismo tiempo despertar un ligero presentimiento de la arbitrariedad y presunción de la clasificación del Universo por el Hombre.

 

Algo desplazado se presenta el póster enmarcado que representa la obra “gifted” -regalado-, un collage realizado con los materiales brutos de un DVD que la artista recibió por correo y que representa los 5 cuerpos platónicos, los cuales simbolizan los 5 elementos que componen el Universo según la teoría de Platón.

 

El Espacio cósmico se refleja en la Instalación “Sin título”. Hecho específicamente para el espacio de exposición, unas planchas de papel maché simulan la superficie de la Luna. En combinación con un Video, en el que se ve un fragmento del primer capítulo de McGyver que la artista ha manipulado, se genera la tentativa por destacar diferentes impresiones de la dimensionalidad.

 

 

Franziska Huemer-Fistelberger